Galeria virtual Artista plástico Itagüiseño José María Ocre

Hombre, mujer y tierra, eso significa José María Ocre, seudónimo del artista plástico itagüiseño José Alberto Duque García. José (por hombre), María (por mujer) y Ocre (por tierra). Nació en 1960 en Medellín y llegó a Itagüí cuando tenía un año y medio, fue criado en el barrio Las Acacias y vive actualmente allí, en su casa paterna. Ocre tiene un fuerte arraigo en el municipio

“Itagüí para mí es mi terruño, de aquí para ninguna parte me voy, si como dice un dicho por ahí, todos los mundos están en este, el mío es Itagüí, acá está todo mi universo”

José María Ocre

En el año 1976 yo militaba en un grupo de izquierda y queríamos hacer un mural con la imagen de Mao Zedong, en homenaje al líder comunista que había fallecido recientemente, en el teatro de la Universidad de Antioquia. El que estaba encargado de hacerlo no llegó y entonces yo tomé la iniciativa de pintarlo y quedó bien y gustó.

 pero fue realmente en los años 80 que llegó el arte a mi vida, luego de que me salí de la universidad y me retiré de la izquierda colombiana. Monté entonces una carpintería con un compañero y resulta que llegó un encargo donde teníamos que enmarcar los trabajos que unos niños de guardería realizaron con betún, me gustó y fue justo en ese momento que decidí empezar a trabajar obras con esta técnica y a utilizar mis manos y el betún para pintar murales, así nacen obras como el mural de la casa de la cultura de Urrao, otro en la Biblioteca Pública Piloto, en la Universidad de Medellín, y otros.

Yo quería plasmar mi concepción del mundo, mis ideas y mi ideología y lo hice a través de una tribu que creé, la tribu Onomoc. Hombre y mujer son los pilares de la tribu, en la que hay cuatro familias, entre ellas la mia, mis hijos y yo. Todo empieza con Viviana Alarcón, mi novia de la época, ella es la figura femenina y me bautiza a mí como “Deyoviry”, que significa “mundo invisible”, a su vez yo la nombro “Incuparu”, es decir, “mundo de Deyoviry”.  También quise inspirarme en mi padre, él es descendiente Chibcha, nació en Sasaima, Cundinamarca y de acuerdo a las historias que él y mi familia me contaban empecé a generar una tribu con su propia cosmogonía, escritura con caligrafía propia, lenguaje, ordenamiento social e incluso diseñé un diccionario de la lengua Onomoc que tenía alrededor de 1500 palabras, con las que podía expresar todo el sentimiento que estaba allí. Mucho de lo que concebí de la tribu se perdió durante los años que estuve en la calle. A través de la tribu Onomoc desarrollé elementos humanos tan importantes como el abrazo y las relaciones familiares

Otra técnica que manejo y a la que le tengo especial cariño es la crayola, una técnica rápida que en mi época de calle me permitió subsistir y adquirir la agilidad en el trazo

José María Ocre ha realizado alrededor de 15 exposiciones dentro y fuera de Itagüí, la Cámara de Comercio Aburrá Sur, la biblioteca Diego Echavarría Misas, la Bodeguita del Medio Obrero y varias universidades (San Buenaventura, la Universidad de Medellín, Universidad de Envigado), entre otros espacios, han albergado sus lienzos.

Hace ya un buen tiempo vengo elaborando una propuesta de ciudad para Itagúí, llamada “una ciudad para leer” nombre que le dio mi hermano John Jairo, que también trabaja en el sector cultural. En esa iniciativa se concreta un sueño, ese revertir de mi trabajo hacia fuera, hacia los otros, el dejar una huella del paso por mi pueblo.  Mi sueño es intervenir artísticamente a Itagüí, yo la veo como una ciudad mosaico, sueño que aquí se genere una escuela de mosaiqueros que con un espíritu casi medieval de artesano y de taller, encaremos la tarea del entorno en nuestros espacios públicos. Esta sería una tarea de todo el sector cultural, tener una ciudad mosaico con obras de todos los artistas itagüiseños como un reconocimiento a su trabajo. Espero consolidarla con la administración municipal, que ha sido un punto de apoyo en determinados momentos claves para el desarrollo de mi labor, por ejemplo, cuando gané el Premio Estímulos Ciudad de Itagüí.

Textos tomados de periódico Itagüí hoy

Fotos: Facebook