Poesía escrita en Itagüí

Por: Juan Sebastián Sánchez

    Creo que en los últimos diez años en Itagüí se está escribiendo una etapa de producción literaria y poética relevante no solo dentro de los límites del municipio, sino que ha logrado trascender y llegar a figurar en festivales nacionales.

Existe una reciente generación de escritores proveniente los talleres literarios Letra Tinta, Sueño del Árbol, Tríade Poli artístico y autores que surgen de manera independiente. 

     Hoy presentamos una selección de poemas de Bastián Cuartas, integrante del taller Letra Tinta de la Casa de la Cultura de Itagüí dirigido por el escritor Rafael Aguirre. Bastián responde a esa renovación necesaria de la poesía escrita en el municipio: una poesía cercana a los temas de la poética universal, es decir; no hay un desprendimiento de lo local, sino que se entiende el fenómeno local como un suceso que transversaliza la existencia del sujeto sin importar espacio o tiempo. Por eso cuando Bastián nos recuerda en un poema la línea del poeta Cesare Pavese: vendrá la muerte y tendrá tus ojos nos está haciendo participes de una poética universal, de sus lecturas y de su estética para percibir e interpretar lo que sucede a su alrededor.

Bastián Cuartas, colombiano, quince años, participante activo del taller letra-tinta adscrito a la red relata, dos de sus poemas fueron publicados en el libro colectivo escritura viva del taller literario Aquileo (sabaneta), miembro del colectivo filosófico y literario náufragos. 

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

Letras tengo, pero…
Amor me falta.
Alucino amores de quimera,
Ilúcido trajín.
De derrota en derrota,
Me voy
loco de ensueño.
Como diosa vales más que mujer
Aunque diosas solo hay en mis sueños.
Es poco el cuerpo
Y mucha el alma del que sueña.
Quiero conocerte y después morir,
Ciérrame los ojos con un beso.

Dolor de cosas que ignoro

El verde se fue teñido de ciudad gris.
Si, se fue la alondra,
Tornando en sinsonte desplumado.
Se fue el campo y llego la ciudad,
Trajo bestias parecidas al hombre.
Si, mi alma quiere luchar, 
Pero hoy no lucha,
Están un poco salvajes, 
Pero tienen buen fondo.
Perdono a todos,
Y a todo pido perdón,
Más que nada a la madre natura,
Que esta obra ausente de Dios creo inconsciente.
Bien,
Ahí está mi amor,
Quién va a estar aquí para encontrarlo.
¿Quién va a estar aquí?

Bastian Cuartas

Los señores ciudadanos

Surge el ocaso,
Ciudad impregnada por la molicie,
La gente afluye obnubilada
Hacia su hogar,
Alguien los espera en casa…
Cuando llegan lo primero que hacen es buscar a ese alguien,
Pero,
No lo encuentran;
Antes del paroxismo salen a buscarlo a la calle
No pudo ir muy lejos.
Las calles están vacías;
Son las tres y treinta
Y no del día;
Tras el universo se oye un ruido,
Era un hombre,
Buscaba a alguien,
Se buscaba a sí mismo…

La gente que fue

Recae la gota en el charquito pintado en el suelo.
A pesar del olor a rosas
Poco a poco se torna pantano de sal.
Sale de noche y recae de día,
Día a día sin reproche.
Observa el coche asombrado la caída que vendrá.
El coche viene y va,
Pero sigue en la misma repisa,
El mismo lugar.
Los habitantes atormentados piensan vender su hogar.
Hace seis años la gotera no ha parado.
Hace seis años la gotera no ha parado en el charco pintado del suelo…

Bastian Cuartas

Y enseguida amanece

Dormita el cisne
Perlada noche de luna vacía
La gata maúlla en el techo
Azota el viento las ventanas
En sueños transcribe el escribiente
En su ensueño escribe el escritor
La línea transcurre concurrida
Al igual la noche
Paseo mi mirar insolente
El perro duerme
Un nuevo día fija en mí su trinar…