Por: Rodrigo Morales Tamayo

Contar la historia de la Fiesta de los pueblos es narrar como celebramos la vida y la muerte, haciendo un alto en el camino de las luchas cotidianas para igualarnos desde la euforia y la pantomima, como catarsis y reanimación, desfogue y re significación de la común unión.  

La Fiesta o Carnaval, Eros y Thanatos, en comparsa lúdica, suma de expresiones creativas que llenan los espacios comunes de la plaza y la calle para celebrar, convocados por un signo y símbolo que trata de recoger identidades y propósitos.  

Al sur del Valle de Aburra, es el agua en las Fiestas del Aguacero en Caldas, la riqueza ambiental en las Fiestas del Romeral en el municipio de la Estrella, la abundancia de los cultivos de plátano con las Fiestas del Plátano en Sabaneta, la tradición campesina en las Fiestas del carriel y la cultura en Envigado y en el marco de las Fiestas del Comercio, la industria y la Cultura en Itagüí, el “Día Mundial de la Pereza”. 

Queriendo indagar en la génesis de esta celebración, su trayectoria e impacto dentro y fuera de la población y su apuesta de futuro, hemos abordado a su gestor y mantenedor de la tradición, Carlos Mario Montoya y su compañero de gestión en las más recientes versiones, el señor Juan Fernando Duque, para conocer y compartir todo lo referente a este relevante evento en la agenda local y nacional. 

ORIGEN

Esto nos cuenta su creador con respecto al origen de esta celebración. 

– Para hablar del día mundial de la pereza tenemos que remontarnos al año 1985 donde en el presupuesto de Itagüí no había un solo rubro que apoyara actividades artísticas y culturales. Creíamos que deberíamos llamar la atención acerca de ese fenómeno porque considerábamos que, así como la mayoría los municipios tenían su referente festivo, Itagüí también debería tener uno. En esa época se hablaba mucho del trabajo en razón al énfasis fabril y de afluencia de personas que venían a desempeñarse como obreros en las diferentes empresas aquí asentadas. Dijimos entonces – vamos a hacer algo alusivo a la pereza, porque la pereza es el estado más propicio para soñar, para inventar, para crear, para innovar. 

El consejo municipal de Itagüí en el año 1940 había instalado una escultura alusiva a la clase obrera, entonces nos parecía que ese era el sitio para hacer todo lo contrario, porque Itagüí debería tener un referente festivo que lo hiciera reconocer. Nos dimos a la tarea con muchas personas de esa época de gran sensibilidad frente a lo artístico y cultural y desarrollamos esta primera jornada que denominamos Día Mundial de la Pereza, en contraposición al día internacional del trabajo que se celebra el 1 de mayo. Se reunían los obreros allí con consignas y venían con sus bandas y hacían todo un espectáculo, una fiesta donde hacían sus protestas y reclamaban sus derechos. 

Esas concentraciones ya no se realizan en el Parque Obrero y ha pasado a ser este el escenario central en la celebración del Día Mundial de la Pereza. 

Nunca creímos que fuera a tener la repercusión que tuvo, porque empezaron a llamar de los medios a preguntarnos – ¿que como que el día mundial de la pereza? ¿Qué era eso?

 Como protagonista no tenía a veces respuesta pues el resultado apoteósico de esa primera versión desbordo las expectativas de convocatoria y el parque Obrero nos quedó pequeño para la avalancha de público asistente. Yo fui el primer sorprendido pues nuestra intención era solamente llamar la atención y hacerlo una única vez para que los políticos y la administración tomaran conciencia acerca de la importancia que tiene el uso creativo del tiempo libre y ocioso y el apoyo fundamental y decisivo para las expresiones del arte y la cultura. 

Para esta primera versión convocamos a los artistas que se ofrecieron gratuitamente, porque nosotros no teníamos fondos. Conseguimos un tablado y algunos comerciantes nos colaboraron para el equipo de sonido. Para ese día se desarrollaron dos componentes que era el componente lúdico recreativo y componente musical. Teníamos como antecedente el Octubre Cultural con sus planchones en las esquinas que presentaban grupos artísticos locales e invitados por allá a finales de los 70´s e inicios de los 80´s, Hicimos esto con tanto éxito que tuvimos que continuar y hoy llevamos 35 años en este cuento.  

IMPACTO

Esta celebración ha tenido una resonancia mundial. Desde distintos medios de comunicación de otros países se han interesado por esta celebración que con 34 versiones pasadas ya es referente y marca de Itagüí para el mundo. Nos cuenta Carlos Mario Montoya que de la BBC de Londres le entrevisto. 

Desde   Argentina cuenta la anécdota que, en una entrevista, el locutor le dice: – hombre, vos sos el gerente que nosotros necesitamos-. Esto en razón a que le parecía supremamente curioso que se hiciera un día alusivo a la pereza.  El argumento de Carlos Mario al respecto de la pereza es: “la pereza es entendida en términos despectivos, pero muchas veces es porque la gente no entiende que la pereza en última instancia no existe. Los seres humanos siempre estamos en continuo trabajo, en continuo proceso. Hasta en el sueño está trabajando el Subconsciente. En la época griega, por ejemplo, la pereza era cosa de los intelectuales, de los filósofos. Nosotros tenemos mucho de la cultura griega. Ellos por ejemplo no trabajaban, allí trabajaban los ilotas. Ellos no trabajaban, ellos vivían discutiendo, hablando y se la pasaban en un eterno y perpetuo debatir, en una perpetua camaradería”.  

Importante anotar que, para el momento de la realización del evento, son los medios de comunicación, tanto de orden local como nacional, quienes hacen referencia noticiosa en sus canales acerca de esta celebración. Es pues una marca de ciudad y es por ello que muy posiblemente las administraciones municipales se vinculan con la financiación casi en su totalidad, de esta celebración del Día Mundial de la Pereza y la han incluido como cierre de la programación de la Semana de la Industria, el Comercio y la Cultura, que se celebra año tras año. 

DE LA PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

Al indagar por este componente fundamental en la consolidación de la fiesta como expresión popular, nos encontramos que para la organización de los diferentes componentes hay unas personas que esperan cada año el día de la pereza porque quieren participar y aportan en la decoración,  en concurso de las camas las actividades lúdicas con los niños; se conserva como el espíritu inicial, la gente espera el evento porque siente que es una oportunidad de participar, de encontrarse con el antiguo compañero, con el antiguo vecino.  Incluso hay personas que vienen del exterior. Programan sus vacaciones para venir a la Feria de las Flores y venir al día de la Pereza. 

Aunque hace pocos años se conformó y registro en Cámara de Comercio la Corporación Día Mundial de la Pereza, como una herramienta de gestión económica y operativa, es importante fortalecer la participación de la comunidad artística y cultural y pensar en clave de relevo generacional y fortalecimiento organizacional. 

DE LOS ARTISTAS 

Como sabemos el epicentro cultural del Día Mundial de la pereza es el Parque Obrero. Allí a través del tiempo se fue especializando el desarrollo del componente musical. Es así como aparece, por ejemplo, el “Parche Joven” donde se invita a toda la juventud a disfrutar de diferentes géneros del rock, la balada, el reggae, entre otros. En el Parque Brasil el parche de la familia donde se invitan artistas que ejecutan música de los años 60 y Parque Principal (CAMI), músicas del mundo como el tango, brasilera, flamenco, jazz, folclor andino, etc.  

Es esta una oportunidad para mostrar al mundo todo el talento y la creatividad artística que hace de Itagüí una ciudad de reconocida y valorada riqueza cultural. 

EL FUTURO

Acerca del futuro de este patrimonio cultural nos dice Carlos Mario Montoya, gestor y líder de esta celebración: – el futuro del día la pereza es que continúe independiente, de que nosotros estemos o que esté en otros. Yo creo que ya hace parte del patrimonio inmaterial del municipio a pesar de no estar declarado como tal. Esperamos que eso se oficialice para que el Día Mundial de la pereza tenga unos recursos propios y que permanezca siempre en el tiempo, porque cuando algo es considerado patrimonio pues es obligación de los gobernantes perpetuarlo y fortalecerlo para que esto nunca desaparezca. Estamos en ese proceso y creemos que lo vamos a lograr-.

Es el Día Mundial de la pereza una marca de ciudad que debe motivar a los entes públicos como privados a sumar voluntades para hacer de esta vitrina una oportunidad especial para promover y elevar el nivel desarrollo sociocultural sin perder de vista el propósito de cohesión social y apoyo a las artes.